Servicios

Trabajo con las combinaciones de idiomas alemán-español e inglés-español y ofrezco los siguientes servicios:

Traducciones generales. Traduzco textos de carácter divulgativo, material didáctico, instrucciones de productos de consumo (juguetes, pequeños electrodomésticos…), folletos de turismo, cartas, artículos periodísticos y otros textos no especializados.

Traducciones médicas y farmacéuticas. La traducción médica es uno de mis puntos fuertes y en este campo traduzco muchos tipos de textos:

Ensayos de laboratorio: pruebas de cribado, análisis cuantitativos y cualitativos…

Ensayos clínicos:  estudios sobre fármacos, estudios o comparaciones de tratamientos para una enfermedad, evaluación los parámetros de seguridad y eficacia de un fármaco o tratamiento…

Documentación dirigida a las autoridades de registro sanitario.

Hojas de información y declaraciones de consentimiento informado para los pacientes que van a participar en un estudio clínico o se van a someter a una intervención.

Fichas técnicas y prospectos de medicamentos, siguiendo siempre la plantilla estipulada por la Agencia Europea del Medicamento (EMA).

Informes y dictámenes médicos de todo tipo: altas hospitalarias, informes para seguros médicos, remisiones a un especialista…

Cursos de formación en línea para profesionales sanitarios de diferentes campos.

Catálogos, folletos y manuales de instrucciones de productos sanitarios, como instrumental quirúrgico, equipos de diagnóstico por la imagen, esterilizadores, sillones dentales, mesas de operaciones, lámparas quirúrgicas, instrucciones de software de manejo de equipos médicos, implantes dentales, implantes quirúrgicos, audífonos, marcapasos, equipos de oftalmología, productos de laboratorio, glucómetros, plumas de insulina…

Manuales de instrucciones de técnicas y procedimientos (intervenciones quirúrgicas, procesos de limpieza, desinfección y esterilización…).

Traducciones técnicas y especializadas. En este campo, traduzco textos de diversa índole, entre los que cabe destacar los siguientes:

Folletos y manuales de instrucciones de diferentes equipos y máquinas industriales: etiquetadoras, empaquetadoras, apiladoras, detectores de fugas de agua o gas, calderas de calefacción, compresores, sistemas de metrología, granuladores, sistemas de ordeño…

Folletos y manuales de instrucciones de maquinaria agrícola: tractores, remolques, aperos, segadoras, cosechadoras…

Instrucciones de programas CAD

Patentes

Normas europeas (DIN, VDE, EN…)

Normativas y regulaciones relativas a los procedimientos internos de diversos tipos de empresas, sobre todo en lo que se refiere a los procesos de gestión de la calidad o a los controles en fábrica

Fichas técnicas de diferentes equipos y máquinas

Localización de software. Además de traducir las instrucciones de uso del software de diferentes máquinas y equipos, también puedo traducir (localizar) la interfaz de usuario de estas aplicaciones. Dispongo de herramientas adecuadas para ello y, por supuesto, estoy acostumbrada a las limitaciones de longitud que existen en este tipo de traducciones y conozco los signos que deben utilizarse para marcar en el texto de traducción las letras que serán las teclas aceleradoras una vez compilado el programa.

Revisión. Cuando reviso traducciones ya hechas, utilizo un método ligeramente distinto al que sigo al traducir. Soy consciente de que una revisión es una tarea con unas características muy concretas y que revisar no significa adaptar el texto al estilo o gusto personal. Se trata de comparar el texto de original y el de destino atendiendo a aspectos como el contenido, el estilo, la gramática, la puntuación, la ortografía y el destinatario del texto. Por lo tanto, únicamente corrijo los errores reales (ya sea de ortografía, gramática, puntuación o traducción), los puntos que pueden poner en peligro la comprensión del conjunto, las formulaciones demasiado literales que afectan a la fluidez del texto de destino y el uso de términos o expresiones no adecuados para el destinatario de la traducción.

Evaluación. En este caso, no ofrezco un servicio de traducción propiamente dicho, sino una segunda opinión en la que, de forma totalmente gratuita, confirmo al cliente que así me lo solicita si la traducción que me ha enviado cumple los requisitos de una traducción profesional. En caso negativo, elaboro un breve informe en el que explico los errores y los puntos que pueden o deben mejorarse o corregirse.